“Mi hijo fue a trabajar y volvió en un ataúd” Habló el padre del trompetista de El Pepo

El joven murió en el accidente protagonizado por el cantante.

En la madrugada del sábado pasado se produjo un accidente en la localidad bonaerense de Dolores que provocó la muerte de dos hombres. El vehículo era conducido por Rubén Darío Castiñeiras, popularmente conocido como El Pepo.  El vuelco se produjo a la altura del kilómetro 7.5, en sentido hacia la Costa atlántica. En el vehículo iban cuatro personas: el artista, dos músicos y una corista. Una de las víctimas es Nicolás Carabajal, trompetista de la banda, que tenía una hija de un año y un bebé en camino.

Juan Carlos, padre del joven fallecido, habló con Crónica TV y fue muy sincero. “Fue a trabajar y volvió en un ataúd”, remarcó el hombre y recordó que su hijo no solía viajar en la camioneta del cantante pero, en esta ocasión, le pidieron que acompañara a su jefe porque el compositor se sentía mal y necesitaba a alguien que lo reemplazara en caso de que no pudiera hacerse cargo del vehículo.

“El Pepo venía a alta velocidad”, señaló Carabajal y luego admitió que su familia todavía no buscó asesoramiento legal. “No pusimos abogado porque estamos muy mal. Lo único que yo querría hoy es que mi hijo estuviera con nosotros”, reconoció el progenitor de Nicolás. Dicho esto, es bueno recordar que El Pepo se encuentra detenido en una clínica hasta su recuperación física por los golpes recibidos.

El músico fue procesado por “doble homicidio culposo agravado y lesiones graves culposas”. El fiscal general de Dolores sentenció que, de ser encontrado culpable, la pena de seis años sería de cumplimiento efectivo. Miguel Ángel Pierri, el abogado que representa a Castiñeiras, reconoció ante las cámaras de televisión que su defendido estaba manejando el vehículo al momento del accidente (el cantante había señalado, en una grabación, que uno de los jóvenes muertos estaba en el volante, negando así su responsabilidad en el hecho).

“Estamos en condiciones de certificar de que Pepo venía manejando, que hubo una maniobra brusca en función de un eventual cruce de un animal o algún objeto. No venía en velocidad alta, venía con los cinturones puestos. Esto lo declara la propia Candia, que es la sobreviviente del hecho”, explicó el letrado, haciendo referencia a la corista que sobrevivió al accidente y dio su testimonio al fiscal.

“Es más, Pepo venía con las balizas puestas, en razón de la visibilidad cero que tenía la ruta. Venía a muy baja velocidad, y evidentemente ella cree que se cruzó algo”, aseguró el abogado, apuntando nuevamente a que un animal pudo haberse cruzado frente al vehículo, obligando al conductor a realizar una maniobra de emergencia que terminó con el terrible vuelco donde murieron dos personas.

Ante la consulta sobre la versión que asegura que el líder de Castiñeiras podría haber bebido alcohol, Pierri volvió a usar como base lo que dijo la joven que pudo salir indemne del hecho. “Lo que dijo ella es que en la Capital Federal o en la provincia de Buenos Aires pararon a tomar algo, no habla de cantidades de alcohol. Por eso estamos esperando con expectativa el resultado del test de alcoholemia que se hizo, no en el lugar, sino la extracción de sangre y orina”, aseguró Pierri, dando por finalizada la charla.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com