The end of the f##ing world temporada 2: optando por lo políticamente correcto

Se encuentra en Netflix la segunda temporada de esta serie que obtuvo un gran recibimiento de público y crítica en su anterior entrega

Fue durante el año 2017 que desembarcó esta serie en Channel 4, en Reino Unido. Un año después Netflix la sumaría a su catálogo, con lo que le valdría un reconocimiento internacional. La primera temporada fue en realidad pensada como una miniserie, basada en un comic de Charles S. Forsman que terminaba donde la temporada lo hizo. Pero la gran compañía de streaming no puede dejar una mina sin explotar si piensa que aún puede sacarle provecho. Es por eso que Netflix se hizo con los derechos y puso a un equipo creativo a escribir un guión para una segunda temporada.

Repasando la trama, la serie trata de dos adolescentes, James (Alex Lawther) y Alyssa (Jessica Barden); él un psicópata en potencia que asesina animales desde pequeño y fantasea con matar a un ser humano y ella una sociópata sarcástica y rebelde que busca alejarse de su vida. Por varias razones, ellos se encuentran y juntos emprenden un viaje sin destino claro, mientras en secreto James espera el momento para asesinarla y Alyssa espera encontrar a su padre biológico. En el camino asesinan en defensa propia a un violador, lo que les vale la búsqueda de la policía y la aparente muerte de James. Hasta acá la primer temporada.

Para forzar la continuación de esta historia, los guionistas se inventan un interés amoroso del difunto violador y reviven a James con la justificación que nunca murió, cual si se tratara de una mala serie de zombies (si, te miro a vos The Walking Dead y a tu Glenn). Ahora Alyssa se encuentra viviendo en el campo, pronta a casarse (por aburrimiento más que por amor); James se recupera de sus heridas bajo el cuidado de su padre, hasta la ridícula muerte de éste; mientras Bonnie (Naomi Aackie) planea la muerte de ambos en venganza por la muerte de su novio/violador.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor de esta serie se mueve en su apartado técnico. En esta segunda temporada se nota un mayor presupuesto, pero además muy bien utilizado. La fotografía se ve mucho más cuidada que en la primera temporada, con su  composición simétrica al estilo de Wes Anderson, pero con colores oscuros como un thriller policial. Cada plano es hermoso y dan ganas de guardarlo para fondo de pantalla.

El soundtrack de la serie es tan bueno que vale la pena guardarlo en nuestra playlist para escucharlo una y otra vez. Al igual que la música original, compuesta por Graham Coxon, guitarrista de Blur. Pero aunque tiene momentos de uso magistral (sobre todo por el montaje sonoro) el hecho de que suene siempre da a entender que se usa para poder sostener momentos mal ejecutados.

Un guion mediocre

Esos momentos mal ejecutados corren a cargo de un guion mediocre, muy inferior a la calidad de la temporada inicial. Mientras la primera temporada nos presentaba una historia que exploraba las relaciones humanas en épocas de alienación, con una visión nihilista y un fuerte humor ácido, en esta se fuerza un final feliz.

La complejidad de todos los personajes se daba por sus matices y contradicciones: James tenía buen corazón pero un fuerte impulso por asesinar, Alyssa era desagradable con todo el mundo pero luchaba con sus demonios internos por temer arrastrar el destino de su madre, incluso el violador era un respetado profesor universitario a ojos de todo el mundo.

Lamentablemente todos los personajes se aplanan en esta entrega: James es un incompetente social que pierde por completo su base de psicópata, Alyssa es mala en todo momento sin justificación ni arrepentimientos y los personajes secundarios son estereotipos políticamente correctos. Todo hombre blanco que aparece es machista y violador. Pero lo peor ¿realmente era necesario que un hombre negro con una corbata verde gritara ¡soy feminista!?

¿Vale la pena ver The end of the f##ing world temporada 2?

Los chistes abundan, aún más que la primera parte, pero no logran sostener un guión aburrido y para nada innovador. Es más, si se presta atención, hay diálogos literalmente copiados de la primera temporada.

La serie nunca fue mi favorita, pero la primera parte me gustó bastante. Era claro que no necesitaba una continuación. Por mi parte me quedaré con el recuerdo de la miniserie que se planeaba originalmente y espero que no hagan una tercera temporada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com