¿Nuevo clásico de fantasía medieval? The Witcher

Con gran cantidad de fanáticos ya ganados, la nueva serie protagonizada por Henry Cavill ya está en Netflix

Antes de empezar quiero aclarar que nunca leí ninguno de los libros escritos por  Andrzej Sapkowski en los que se basa la serie, ni jugado a ninguno de los juegos de RPG. Personalmente, creo que mucha gente con la plataforma de streaming en sus hogares tampoco debe de haberlo hecho. Así como yo no consideré tener que consumir esos productos previos para disfrutar de la serie, ella debería de poder sostenerse por sí misma. Así que mi opinión va por completo de esta primera temporada, sin ninguna comparación o influencia de los otros dos formatos.

La serie sigue a Geralt de Rivia, protagonizado por Henry Cavill (Batman V Superman) como un asesino de monstruos mejorado mediante magia. Acompañado por un bardo llamado Jaskier (Joey Batey), quien hace de clásico alivio cómico de la serie, viajan cazando monstruos por una tierra medieval llamada El Continente. En su camino, ve su destino cruzarse con la hechicera Yennefer (Anya Chalotra) y una princesa fugitiva con poderes llamada Cirilla (Freya Allan).

Lo mejor y lo peor

La serie suele ir siguiendo una lógica de monstruo episódico. A pesar de no ser demasiado inspirada en los diseños, los efectos son algo de agradecer. La mezcla de efectos prácticos con maquillajes y animatrónicos, con CGI que no está mal, da resultados bastante creíbles al estilo de las películas de Guillermo del Toro. Incluso en aquellas escenas que la criatura es generada totalmente por computador, los efectos son bastante buenos. Puede rivalizar totalmente con cualquier gran producción.

También hay que reconocer que la serie es entretenida. Maneja bien los ritmos para no aburrir ni cae tampoco en secuencias o chistes infantiles a las que están recurriendo las películas de superhéroes. Los ambientes se encuentran bien creados, sabiendo ser alegres u oscuros según lo requiera cada escena. A esto colabora también un hermoso trabajo en cuanto a la escenografía y locaciones.

Los vestuarios no son malos, pero tampoco se esfuerzan demasiado en hacerlo creíble. Ya en el primer episodio un chiste recurrente se hace sobre la ropa vieja del protagonista, pero al verla es la más impoluta y brillante de todas. Este pequeño error que se siente como miedo a ensuciar o rasgar la ropa de los protagonistas se arrastra en toda la temporada. Y cuando se hace en una toma, a la siguiente mágicamente vuelve a estar impecable. Errores de continuidad menor, puede ser, pero que podrían mejorarse.

Las actuaciones en general son buenas. Henry Cavill no es un actor con grandes dotes actorales, pero puede que aquí haya encontrado su personaje perfecto. Un fortachón lóbrego y cavilante, que no debe de mostrar demasiadas emociones. Como los clásicos héroes de películas de los años dos mil (Véase Matrix, Blade, Underworld), siempre serio y vestido de cuero negro.

El mayor error de esta serie puede verse en la creación de su mundo. Quizás para el espectador más imbuido en los juegos o los libros, resulte esto más fácil de seguir. Pero solo en la serie no se dan muchas aclaraciones sobre la geografía del Continente. Continuamente se lanzan nombres o se muestran planos aéreos de lugares que deberían significar algo, pero es difícil cuando carecemos de contexto para saber dónde se encuentra. De un bosque se pasa a una llanura, un desierto o montañas, todo en una misma escena. Cuando esperamos que nuestros protagonistas se crucen, no entender dónde están es algo que juega en contra.

Otro gran problema es el juego del tiempo. Toda la temporada se mueve con montajes paralelos, que parecen moverse en diferentes temporalidades. Aunque al principio puede resultar interesante, al poco tiempo se vuelve confuso y luego simplemente se elimina. Todo esto es un problema de un guión no muy inspirado y un montaje bastante torpe.

En conclusión…

La serie no es una gran obra de arte, como pueden haber sido las primeras temporadas de Game of Thrones. Tanto los personajes como la trama carecen de la profundidad que caracterizaba a la misma. Pero eso se compensa con una mayor cantidad de escenas de acción y más presencia de la fantasía.

En general no puedo decir que sea una gran serie, pero tampoco es mala. Es entretenida y creo que eso es lo único que busca hacer. Principalmente recuerda a las series de fantasía de los años ’90 como Xena, la princesa guerrera o Los viajes de Hércules. Para pasar el rato, es buena. Pero no se le puede pedir mucho más.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com