Héroes modestos: Teatro de cortometrajes de Ponoc

Tres historias animadas llegan gracias a un nuevo y prometedor estudio de animación nipón

Con Hayao Miyazaki constantemente anunciando su retiro, el futuro de Studio Ghibli se ve como mínimo incierto. Bajo este pronóstico, en el año 2016 se fundó Studio Ponoc con varios animadores pertenecientes a la casa de Ghibli. Su primer película fue Mary y la flor de bruja, estrenada en el año 2017 con muy buenas críticas. Desde entonces se mantuvieron bastante callados.

Luego anunciaron que su próximo proyecto se basaría en una serie de cortometrajes llamados Héroes modestos. El volumen 1 sería bajo la temática “vida” y estaría constituido por cuatro cortos dirigidos por Isao Takahata, Hiromasa Yonebayashi, Yoshiyuki Momose y Akihiko Yamashita. Lamentablemente, la muerte de Takahata dejó el proyecto con sólo tres cortos que acaban de desembarcar en la plataforma de Netflix.

La serie de cortos espera ser una muestra de las posibilidades del nuevo estudio y la filosofía con que propone trabajar.

Kanini y Kanino

El primer corto, dirigido por Hiromasa Yonebayashi, cuenta la historia de dos hermanos de una especie diminuta que vive bajo el agua. Tras separarse de su padre por un accidente natural, deben aprender a valerse por sí mismos para poder reencontrarse con él.

Lo más maravilloso de este corto es el juego de las perspectivas que se realiza por el tamaño de los protagonistas, apoyado en un gran trabajo de animación. Carente de diálogos, refuerza un guion simple pero muy bien estructurado.

La vida nunca pierde

Yoshiyuki Momose es quien dirige el segundo corto, conocido por haber sido el director de animación en El viaje de Chihiro entre otras obras de Ghibli. La historia se aleja de la fantasía para traernos un drama centrado en un niño con una muy grave alergia al huevo. Simplemente rozar cualquier derivado de éste le causa una reacción que podría ser letal. A través de este corto, vemos los esfuerzos de su madre y compañeros que lo apoyan para sobrellevar esta afección.

El estilo de animación es muy limpio y la coloración parece hacho con acuarelas. Como resultado se nos otorga un corto que se ve como esos libros infantiles como los antiguos volúmenes de Winnie the Pooh o El Principito. Todo ayuda a entrar en el mundo de este niño y desear lo mejor para él.

Invisible

El tercer y último corto de esta primera entrega es dirigido por Akihiko Yamashita. La historia nos presenta a un oficinista tan alienado en su rutina que desaparece físicamente. A su alrededor nadie puede verlo, oírlo ni tocarlo; a tal punto que empieza a dudar de su propia existencia.

Un cortometraje que realmente no posee un personaje, pues el protagonista podría ser cualquier espectador. Los silencios, el sentido de soledad y tristeza hacen de este un hermoso corto que se mueve entre la metafísica y la realidad para recordarnos lo importante que es la vida.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com