Upgrade: obra maestra de bajo presupuesto

Esta película de sci-fi australiana se alzó con el Gran Premio del Público en el Festival de Sitges el pasado año

En el año 2009 la productora Blumhouse comenzó a trabajar con un modelo basado en producir películas de bajo presupuesto, que prometen lograr una buena recaudación. Su primera producción bajo este formato fue Actividad Paranormal y resultó en un rotundo éxito. Tras ella, obtuvo muchos reconocimientos, sobretodo en el ámbito del terror por producir cintas como La purga, Siniestro, Split y Get Out. El año pasado produjo en Australia la película de Leigh Whannell, Upgrade, con un costo de tan solo 5 millones de dólares, habiendo recaudado 16.6 millones.

En un futuro cercano, Grey Trace (Logan Marshall-Green) es un hombre anticuado, que prefiere lo analógico antes que toda la tecnología que le rodea. Luego que su esposa Asha (Melanie Vallejo) fuera asesinada y él quedara paralítico, se le realiza un procedimiento experimental. El mismo le permite volver a caminar, pero a su vez le otorga muchas otras habilidades gracias a una IA conectada directo a su cerebro. Con sus nuevas habilidades y ayuda de la inteligencia artificial, buscará vengarse de quienes asesinaron a su esposa.

El guión no es muy original, es cierto. Ya lo vimos muchas veces en la gran pantalla, desde RoboCop (1987) a Transcendence (2014). Sin olvidarnos que la comunicación con la IA es muy similar a lo que sucede en Venom (2018). Por cierto, quienes conozcan el cómic de origen de esta última, se encontrarán aquí con una versión más similar que la película PG-13 de Tom Hardy. Es que Upgrade no escatima en violencia y gore.

Una vez que las escenas de acción inician, nos encontramos con lo mejor del film. Una forma de seguimiento del personaje muy original nos zambulle de forma vertiginosa. Acompañado de movimientos del actor, que demuestra tener un gran control de su cuerpo para dar tal interpretación. El uso de los colores y la iluminación no se quedan atrás, con tonos bastante apagados y luces algo teatrales que funcionan de maravilla.

A eso le sumamos un tono un tanto cínico con dosis de humor negro y seriedad dramática en iguales y correctas medidas. Obtenemos una película de acción y sci-fi horror que se balancea entre lo mejor de la clase B y el estilo artístico de John Wick. Por el mundo ha pasado sin hacer demasiado ruido pero no me sorprendería que en un futuro cercano se convirtiera en un clásico de culto. Bien merecido lo tiene.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com