Reseña: Infierno en la tormenta

Se acaban las vacaciones de invierno y el cine nos da un descanso de tantas películas con juguetes que se mueven solos.

Producida por Sam Reimi (Evil Dead y Spiderman) y dirigida por Alexandre Aja (Pirañas 3D) llega una película de horror survivor, ese género que se siente como un clase b de buena calidad. Es que la trama es muy simple y podría ser otra Sharknado, pero demuestra ser mucho más a base de buena dirección.

Una joven nadadora, interpretada por Kaya Scodelario, acude a buscar a su padre durante un huracán clase 5. Ambos quedan atrapados en el sótano inundado de su casa, mientras son acechados por salvajes caimanes. A partir de allí, deberán encontrar la forma de defenderse y buscar ayuda para salir con vida. Suena conocido y cliché, ya se. Pero lo importante no es lo que una película hace, sino el cómo.

El director no se anda con vueltas, sabe de lo que el film trata y va directo a eso. A base de una atmósfera muy bien creada y una gran cantidad de sangre, la película no les da descanso a sus protagonistas ni a la audiencia. Desde el primer minuto atacan con los reptiles y el clima, ambos con muy buenos efectos visuales y grandiosos efectos de sonido.

Las usuales y ultra quemadas sub tramas familiares también están presentes, pero roban apenas tan pocos minutos que no molestan en absoluto. Apenas lo suficiente para poder conocer un poco a los protagonistas y empatizar con ellos, además de valorar como van creciendo a lo largo de la película. Es que una de las mejores cosas son las actuaciones, en especial la de Kaya Scodelario, quien da un gran trabajo en esta cinta.

Lo más flojo es, por supuesto, el guion. Desde ya el primer momento sabemos lo que va a pasar y los personajes, claro, toman más de una dudosa decisión. Pero es una película sobre cocodrilos en un huracán ¿Vamos a pedir algo más profundo?

¿Vale la pena ver Crowl: Infierno en la tormenta?

Hay películas que buscan respuestas a grandes preguntas que aquejan a la humanidad desde lo más profundo de la filosofía y la psicología. Y hay otras que buscan entretenernos un rato con cocodrilos que atacan una casa. La película está bien hecha; es divertida, entretenida y llena de tripas. Si te juntas con tus amigos y no sabés que ver, te la recomiendo para verla comiendo unos nachos.

Pressiso COPYRIGHT 2020 PRESSISO.COM